La actitud positiva es una palabra con gran mística. Debería ser una palabra que se use todos los días, aunque sea como recordatorio mental.

Existen dos tipos de actitudes, pero primero definamos a la actitud de una persona como el comportamiento que emplea un individuo para ejecutar cualquier acto. La actitud positiva y las actitudes negativas en los niños desde muy temprana edad pueden ser reprogramadas y reforzadas.

¿Cómo puedes aprender a desarrollar una actitud ganadora y transmitirla a tu hijo?

niños con actitud positivaFomenta las pasiones y actitudes positivas.

Concéntrate en tus pasiones. Date una ventaja al concentrarte en las cosas que amas. Es mucho más fácil desarrollar una gran actitud cuando haces algo que amas.

Un ejemplo de actitud claro son los profesores de fútbol, que son personas apasionadas de este deporte y deciden ganarse la vida trabajando en lo que les gusta.

Ahora para desarrollar la actitud positiva de tu hijo o hija puedes enfocarte en sus gustos, no es muy difícil, si le gusta armar cosas, compra algún juguete que fomente su pasión como un lego o si le gusta la música motívalo a cantar, se su público y fan No. 1.

Los dos tipos de actitudes

Existen dos tipos de actitudes, la actitud positiva y las actitudes negativas. Cada una de ellas va de la mano con el tipo de pensamiento que tenemos y que los provocan.

Pensamientos Positivos

Piensa positivamente. Esto podría ser más fácil decir que hacer pero conlleva un gran peso en nuestro día a día. Pensar de forma positiva te permite modificar tu realidad para bien y así conseguir una actitud positiva.

Pongamos nuevamente un ejemplo de actitud. Tienes un partido de fútbol y llegas motivado al terreno de juego pensando que hoy aras el nuevo drible que aprendiste al ver a tu jugador favorito y te has puesto a practicar toda la semana por lo que has dominado el regate. Como tu mente está en sintonía con tu cuerpo las posibilidades de que tu resultado sea el esperado son de un 99%.

Si te preguntas ¿Cómo he determinado ese porcentaje? Es porque, el 85% de todo lo que haces depende de tu actitud positiva y el otro 15% depende de tu aptitud.

Pensamientos Negativos

Según la programación neurolingüística la mayor cantidad de nuestros pensamientos de la víspera son negativos y puedes confundir al subconsciente aun si piensas de forma positiva incorrecta.

Pensar de forma positiva de manera incorrecta es PENSAR EN LO QUE NO QUIERES. Como el subconsciente no procesa negativos convierte tu afirmación negativa en algo positivo.

Un ejemplo de actitud negativa es “No quiero perder mi empleo” aquí el subconsciente al no procesar el “NO” comienza a trabajar en la afirmación positiva “Quiero perder mi empleo” e inconscientemente comenzaras a ponerte el pie sin comprender realmente que es lo que está pasando.

Siempre busca definir lo que quieres y en esforzarte por alcanzarlo “Quiero un aumento de sueldo”, “Quiero ser el mejor empleado de la oficina” y que mejor si lo afirmas “Voy a conseguir un aumento de sueldo”, Voy a ser el mejor empleado de la oficina”.

Recuerda que el comportamiento juega un papel clave

Esfuérzate hasta conseguir tu objetivo.

No te rindas nunca y se fiel a ti mismo y a tus sueños. Vamos a dejar algo claro, los ganadores jamás renuncian, eres responsable de todo lo que haces y de todo lo que te sucede. Acéptalo.